jueves, 15 de agosto de 2013

Situación de la lactancia en Hispanoamérica :: II :: República Dominicana

Lactancia en Hispánoamérica
Segunda Parte : República Dominicana
Por Mar del Sur

Hace una semana concluyó la Semana Mundial de la Lactancia Materna, impulsada sobre todo por UNICEF. Nosotros hemos aprovechado esa oportunidad para promover los beneficios de la lactancia materna.

Entre esos beneficios destacan por supuesto los alimenticios, ya que la leche materna fortalece el sistema inmunológico del niño y previene muchas enfermedades de la infancia; incluso es un factor fundamental que puede impedir el desarrollo de enfermedades durante la adultez. Pero también hemos insistido en que la lactancia es parte de un proceso más complejo que inside en la salud emocional, física y psicológica tanto del bebé como de la madre. Durante la lactancia se transmite amor y seguridad al niño, y se fundan las bases de su autoestima. La lactancia también beneficia a la madre reduciendo los riesgos del cáncer de mama y osteoporosis, entre otros.

Sin embargo, también hemos señalado que la lactancia forma parte de un proceso más amplio que abarca a toda la sociedad. No es casual, por ejemplo, que la lactancia esté en retroceso en todo el mundo, mientras que el consumo de productos industriales aumenta, así como la inserción de las mujeres en la economía mundial. Tampoco es casual que mientras la lactancia retrocede, sobre todo en los países más desarrollados, también ahí aumentan alarmantemente las enfermedades infantiles.


Este proceso social en el que se inserta la lactancia no es lineal. Es más bien un proceso contradictorio en el que además inciden muchos factores. En este sentido, el impulso que está teniendo la lactancia desde los organismos de salud internacionales está relacionado con los altos costos para los servicios públicos de salud que genera tener niños enfermos, resultado de una lactancia deficiente. Pero, además, esta situación se ha visto aún más agravada por la crisis de alimentos en el mundo, lo que ha llevado a los países a impulsar una amplia gama de programas para aliviar la situación de pobreza extrema e inseguridad alimentaria, que incluyen la promoción de la lactancia materna y la complementación alimentaria a mujeres embarazadas y en período de lactancia, así como a niños y niñas lactantes y preescolares.

En nuestro continente, la zona centroamericana y del caribe es de las más afectadas por esta situación. En República Dominicana, por ejemplo, se padece la situación más extrema en cuanto a lactancia materna se refiere. Ahí sólo un 8% de los recién nacidos lactan de manera exclusiva los primeros seis meses, lo que coloca a esa nación en el lugar más bajo en Latinoamérica, seguido por México con un 14.5% y Paraguay con un 24.4%. Como decíamos, esto se debe a diversas razones, pues aunque se trata de un país pobre y poco desarrollado, en Dominicana el 67.2% de las madres pertenecientes a clase media alta o alta ofrecen un suplemento antes de amamantar, en comparación con un 40.2% de las que pertenecen a la clase pobre.


Yanet Olivares, presidenta de la Liga de la Leche en República Dominicana, ha denunciado que un problema fundamental es el deficiente protocolo médico que separa al recién nacido de la madre en el momento mismo de nacer. También ha hablado sobre los mitos que acompañan a la mujer mucho antes de dar a luz: falsas creencias como que a las mujeres se les caen los senos si dan de mamar, que no ,pueden comer tal o cual cosa, que no pueden dormir con el bebé, que no deben alimentar al bebé cuando tenga hambre sino que deben sujetarlo a horarios fijos, que deben aternar los pechos cada 10 minutos y, sobre todo, que después de los seis meses hay que quitarle el pecho para darle otros alimentos.

Así pues, como la propia Olivares señala, no sirve de mucho el esfuerzo de un grupo si la autoridad dominicana no hace respetar la ley 8-95 que fomenta la lactancia y que data desde 1995. Pero como hemos visto tampoco se trata sólo de un problema burocrático, es también fundamental la mejora en las condiciones socio-económicas de toda la sociedad, terminar con el control de las grandes empresas sobre la alimentación de la sociedad, así como la explotación de las mujeres en los centros de trabajo y que puedan desarrollar plenamente su maternidad.

Ley No. 8-95 que declara como prioridad nacional la Promoción y Fomento de la Lactancia Materna