viernes, 1 de abril de 2011

Paralelismos ente el parto y la siembra

He estado leyendo conmucho interés el libro de Jhon Jeavons, Cultivo Biointensivo de alimentos, como referí acá.

El otro día leí una parte que explicaba la diferencia entre las plantas germinadas que se transplantan a una tierra naturalmente nutritiva o a una pobre y químicamente estimulada, como son la mayoría de los cultivos de alimentos.

Mi hijo está también muy interesado y me pide que le vaya explicando cada parte de lo que leo, así que le hice unos dibujos.

Cuando la planta germina, esta fuerte y feliz, es a la hora de trasplantarla a donde va a crecer donde hay grandes diferencias.

Monocultivos

En la agricultura más común se siembra en zurcos, de manera que la planta solita está elevada y eso hace que no pueda extander su raíces a los lados, está expuesta y tiene muy poco espacio, porque la tierra que está junto a ella es compactada contantemente por las pisadas de personas. Esto hace que los microorganismos naturales del suelo no puedan vivir y para que la planta pueda sobrevivir y crecer hace falta agregarle nutrientes artificiales, y más tarde pesticidas porque las pestes pueden repoducirse fácilmente al tener la planta expuesta y no haber otros microorganismos benévolos ocupando el área. En este proceso la planta se estresa (por decirlo así), y empieza a aboserber más carbohidratos, en lugar de proteínas, que es lo que haría si no estuviera en esa situación, de manera que el alimento final engorda más además de tener rastros de pesticidas y nutrientes químicos.

Agricultura comercial

En un huerto biointensivo la cama está elvada y floja, los microorganismos y gusanos hacen que haya aire y eso permitite a las raíces extenderse hacia abajo y los lados nutriéndose mejor. Al estar diferentes plantas muy juntas se proporcionan protección contra malezas y pestes.

Cama de cultivo biointensiva

Me parece que algo parecido pasa en los nacimientos.

No pretendo negar que la cesárea es una herramienta muy útil para salvar la vida de madres y bebés en una situación difícil, pero el procentaje recomendado por la Organización Mundial de la Salud es del 15% de los nacimientos, en los demás casos la cesárea provoca más problemas de los causa.

Pensemos en una mujer con trabajo de parto, si todo está bien y ha tenido un buen control prenatal, lo más razonable sería dejarla evolucionar a su propio ritmo, especialmente si es primeriza, y de preferencia no ingresarla en el hospital hasta que alcance cierta dilatación, y si puede estar tranquila en su hogar.

Itzcóatl 004

Pero, usualmente se le ingresa, a partir de ahí, está contra el tiempo, si se tarda más de 4 o 6 horas (dependiendo de los protocolos de cada hospital), en parir se dirá que tiene trabajo de parto prolongado, pero además usualmente se le dirá que tiene que permanecer acostada sobre su espalda, que es la peor posición para poder progresar, el avance del bebé va en contra de la gravedad y se presiona la vena cava que lo abastace de sangre, impidiéndole tener energía para salir.

Entonces (sino se ha hecho antes) se le administrará por vía intravenosa algún estimulante de contracciones, como la oxitocina artificial, que suele anular el importante efecto de la oxitocina natural, genera contracciones fuertes y muy seguidas pero que no suelen ayudar mucho a que la dilatación se acelere, cansando a la madre.

Si siente mucho dolor se le ofrecerá (sino se ha hecho antes), anestesia epidural, que es un precdimiento riezgoso qu a menudo deja efectos secundarios además de ser doloroso. Esto suele ayudar a que el trabajo de parto se estacione, además sino se había impedido el movimiento de la mujer antes, se hará ahora.

Finalmente, a pesar de todos estos impedimentos la mujer pare, con muchas incomodidades y dolores. O se declara que se ha estacionado el trabajo de parto y se recurre a una cesárea.

En ambos casos, el de la siembra y los nacimientos, el exceso de intervenciones complica todo, cuando pudo haberse permitido un desarrollo más natural y sano de éste proceso.

jun2206 027

Hay muchos más efectos negativos con respecto al parto que tienen que ver con el ruido, la luz y otras intervenciones, para saber más sobre ello les recomiendo la lectura del precioso texto de Michel Odent, El nacimiento de los mamíferlos humanos que pueden descargas aquí.

Árbol

3 comentarios:

yarim dijo...

Si, yo pienso en todo lo que sucedió cuando nació Octavio y pienso en que no fue nada de lo que me imaginaba, pero también siento que no me preparé lo suficientemente bien, como para exigir cosas distintas, aunque en el IMSS no se pueden pedir grandes cosas... estuve sola, angustiada por muchas horas... y claro, la preclamsia obligó a la cesarea... fue necesaria, pero la calidez, el acompañamiento no lo tuve de nadie... me da tristeza todavía... aunque ya escribí al respecto... aún quiero sacarlo... tengo un post en el tintero...

Vanyvalu dijo...

Me encanta lo que escribes sobre la siembra, mis sentidos se emocionan, casi huelo la tierra húmeda, la visualizo, la siento entre mis dedos, sé que cuando he trabajado mi tierra mi espíritu se nutre y me siento llena de energía!
De acuerdo contigo en lo que dices, a menudo el exceso de intervención estorba en un proceso que por sí solo está hecho de manera perfecta, mejor dejarlo fluir cuando todo va bien, que meter mano.

Yarim, escríbelo bella, a sanarlo.

carolina dijo...

Efectivamente, entre menos intervenciones tengas durante tu trabajo de parto, éste será más placentero y corto. Claro que también hay que ser conscientes como mujeres y prepararnos previamente conocer que está pasando y por pasar en nuestro cuerpo y con nuestro bebé. Felizmente el pasado 27 de mayo de 2011 tuve la maravillosa experiencia de parir a mi niño, antes tomé un curso de parto psicoprofiláctico - pero cabe mencionar que yo ya estaba interesada en el tema desde hace años- y tomé la decisión de tener mi parto en casa, atendido por partera, el conseguirlo como yo quería no fue fácil (el proceso de conseguirlo), sin embargo lo logré. Mi entrenadora prenatal y yo estabamos de acuerdo en las menos intervenciones posibles y así se lo hicimos saber a la Dra. Partera y a la enfermera partera que nos acompañaron. En verdad tuve muy buen entrenamiento, mi labor de parto se me hizo muy rápida y tuve diversas sensaciones muy fuertes pero no tanto de dolor en sí, y comprendiendo cada etapa, lo que iba pasando y lo que seguía fue super emocionante sentir cada una de ellas. Tuve el privilegio de tocar la cabeza de mi bebé cuando estaba por salir, de tenerlo en mi pecho acabado de nacer, de elegir la posición para parir y de cortar yo misma el cordón umbilical. El parto es un evento familiar y personal que no requiere de un hospital, el hospital es para tratar enfermedades, el embarazo y parto no son enfermedades sino todo una celebración en la intimidad.