domingo, 12 de julio de 2009

Uso del rebozo y desarrollo del bebé

Video sobre el uso del rebozo:


El uso del rebozo tiene muchas ventajas para padres y bebés.

Es cómodo y práctico, pero además enriquece mucho la relación, ayuda al bebé a formar conexiones neuronales y a socializar. Los canguros comerciales generalmente tienen muchas desventajas.

Los bebés humanos nacen con 9 meses de prematurez, es decir, el embarazo debería durar 18 meses, pero como nuestro cerebro es tan grande y la posición erguida hace que la cadera no pueda ser más ancha, el bebé ha de nacer antes, porque sino no podría pasar por el canal de parto. Es por eso que los bebés son tan dependientes; las crías de otros animales están listas para sobrevivir sin ayuda, pero pensemos en un bebé de nueve meses, ya se puede desplazar y llevar comida a la boca. Entonces, la cadera del bebé no se ha formado por completo y las posiciones que lo obliguen a estirar la piernas hacen palanca en el hueso de la pierna que entra en la cadera comprometiendo el desarrollo adecuado que permita la movilidad apropiada. Por esta razón no hay que envolver al bebé en la cobija como "taco" ni meterlo en un canguro con forma de calzón que deje colgando sus piernas y también es por esto que algunos bebés necesitan usar doble o triple pañal por un tiempo o que usan zapatos con una varita metálica en medio para separar sus piernas.

Pero además, al no estar totalmente desarrollado el cerebro hay posibilidad de promover un mayor desarrollo cerebral que con mayor edad no es tan efectivo. El cerebro se desarrollará según los estímulos que reciba, porque está formando redes nuevas a cada momento, conectando una neurona con otra y con otra, de manera que si cubriéramos un ojo de un recién nacido durante varios meses es posible que nunca pudiera ver con él, parece abrumador pensar que entonces tendría uno que formar un circo entero alrededor del bebé para que su cerebro funcione mejor, pero el rebozo el ofrece gran cantidad de esos estímulos, porque hay movimiento, sonidos, conversaciones, olores, colores y diferentes temperaturas, además de caricias constantes (si lo tienes junto a tí no lo podrás evitar) muy diferente a estar viendo el techo en una sola posición si se encuntra en una cuna mucho tiempo.

Y claro, hay mucho más, pero puede ser sencillo, contarle cuentos, leerle poesía escuchar con él música, mecerlo, acariciarlo, hacerle masajes, besarlo, hacerle ejercicios, meterlo al agua, meter sus pies en una caja con lentejas, mostrarle diferentes texturas, o imágenes de alto contraste, etc. A veces es necesario vencer el miedo que nos provoca la fragilidad que parecen tener, siempre y cuando estemos atentos a las señales que ellos nos muestren, ante cualquier incomodidad hay que detenerse y nunca forzarlos en alguna actividad.

Mi nombre es Náhuatl Vargas, son Educadora en Psicoprofilaxis Perinatal, Instructora de Estimulación Temprana y Asesora de lactancia, me encanta resolver dudas y ayudar a los nuevos padres, si quieres saber más visita nuestro blog httpp://centrolamilpa.blogspot.com o escríbeme un correo electrónico a centrolamilpa@gmail.com

2 comentarios:

Maria B dijo...

Es asombroso como este tramado tan antigüo sige dando frutos de amor.

Mi hijo de 7 meses en cuanto se inquieta por cansancio o sueño lo pongo en el rebozo, en cuanto siente el rebozo en su cabeza y su cuerpecito, se relaja. Yo lo llamo el rebozo mágico.

Francesca Izurieta dijo...

Me parece excelente el foulard como método de apego y desarrollo, incluso para la lactancia. ¿Estas posiciones para el bebé son recomendadas en cualquier mes de desarrollo, o cada una es para cada trimestre de desarrollo? ¿Cómo funcionan? :)