viernes, 20 de marzo de 2009

Cuidados naturales para la piel del bebé


Evitar las rozaduras puede implicar un gran reto y muchas veces no sabemos que las están causando, y hasta podemos empeorar la situación.
Hay que diferenciar dos problemas escenciales: irritación y hongos. Las irritaciones se pueden tratar o eliminar retirando los factores causantes, pero los hongos deben ser revisados por un médico para evitar daños permantes. Generalmente se pueden diferenciar porque lor primeros se ven sólo como enrrojecimiento y los hongos suelen producir ampollas o puntos.
El uso indiscriminado de pomadas puede barrer con la flora natural del bebé y dejarlo más indefenso, es mejor usar aquella que no tenga perfumes ni nada, que sea sólo óxido de zinc. Se puede usar maicena (sin sabor), esto seca y recupera la piel de un cambio de pañal a otro.
En caso de hongo se puede tratar aplicando barro, negro, rojo o verde (de los que venden en las tiendas naturistas para hacerse mascarillas), se hace la mezcla con agua y se pone en el área del pañal y luego se pone el pañal y se deja por lo menos media hora y hasta una hora, depués se enjuaga, para obtener resultados hay que repetir al menos otras dos veces, puede ser una por día.
En lugar de toallitas húmedas (que tienen muchos perfumes y químicos) puedes usar toallitas de tela o algodón que humdeces al momento.
Para hacer una solución antibacterial usa:
Media taza de agua destilada o hervida, 1 cuchara sopera de vinagre, 1 cucharada sopera de aceite de caléndula, 1 gota de aceite del árbol de té y 1 gota de aceite de manzanilla.
Mezcla todo en un frasco grande de vidrio con tapa, pon los ingredientes y agita con fuerza, pon tus toallitas en un contenedor (puede ser uno de toallitas desechables vacío) y ponles suficiente solución para humedecerlas todas. Antes de que se asiente la solución puedes llenar tu rociador para las salidas. Después puedes guardar la solución que te sobre en el refigerador, prepara nueva cada día.