lunes, 24 de noviembre de 2008

Extracción manual de leche materna

La extracción manual es mucho mejor que el uso de extractores manuales o eléctricos porque se sigue estimulando la producción de leche, mientras que los extractores sólo obtienen la leche que esté disponible, además muchas veces maltratan el pezón.









Por otro lado, como la extracción manual incluye masaje, se pueden liberar lo absesos o
bolitas que a veces se forman.

Requiere práctica, es como culaquier habilidad nueva a desarrollar, pero toma sólo como una semana en dominarlo si lo practicas diario, y es lo más práctico, ya que sólo necesitarás esterilizar la botella donde la almacenarás y ya no tendrás que cargar con extractores esterilizados, sólo tendrás que llevar jabón antibacterial para lavarte las manos antes de hacerlo.

Si vas a volver al trabajo te recomiendo que lo practiques desde antes para que no te desesperes los primeros días, ya de por si, es difícil empezar a dejar a tu bebé por más tiempo.

Al principio puede salir muy poco, incluso menos de una onza, pero verás que con el tiempo es también la forma en que obtienes más leche.

Procedimiento:

Masajee el pecho haciendo pequeños círculos a todo el derredor, en el sentido de la manecillas del reloj durante cinco minutos. Masejee el pecho haciendo lineas de afuera hacia adentro. Forma una C con la mano y pónla alrededor de la areola y presiona, primero hacia tí y luego con la mano, como se muestra en la imagen. Recolecta la leche en un recipiente esterilizado.







El masaje debe ser firme, no superficial, pero sin lastimar.

Te puedes dar una ducha con agua caliente previa para facilitar las cosas.

Te recomiendo que te acompañes de una botella o jarrita de agua para que no tengas que interrumpir el proceso si te da sed, además hidratarte ayudará a tener más leche.